Kahn ya lo decía…

Para Louis I. Kahn “la arquitectura es la creación meditada de espacios que evocan la sensación un uso apropiado”1.

Kahn habla de creación, no habla de construcción. Crear y construir no es lo mismo. Según la Real Academia Española (RAE) una de las definiciones de “crear” es dar vida a algo, en sentido figurado. Es evidente que se puede crear un espacio, darle vida, sin construir nada en absoluto. La creación de espacios no pasa forzosamente por la construcción.
Kahn continúa, y nos dice que estos espacios deben evocar la sensación de un uso apropiado. Cualquier espacio arquitectónico ha sido creado para ser usado, para ser habitado. Parece lógico pensar entonces que no tiene ningún sentido crear-construir más espacios si éstos no van a ser usados; ¿por qué seguir construyendo más viviendas si hay una cantidad enorme de pisos vacíos y en desuso? Es absurdo.
Es importante la apreciación de Kahn sobre el uso; dice que éste debe ser apropiado. Sin ánimo de entrar en disertaciones filosóficas sobre el uso o la función en la arquitectura, debemos recordar que Kahn se postulaba en contra del funcionalismo: para él, la forma no debía seguir a la función. Más que hacer cocinas, dormitorios, salas de estar o estudios, se trataría de hacer habitaciones (traducir el término “room” con la carga conceptual que Kahn le otorga siempre es complicado) cuya forma, luz, etc., evoque un uso apropiado. Debería ser el usuario y no el promotor quien eligiera el uso de una habitación, quien eligiese, en último término, cómo habitar su propio hogar. Como dice Kahn, se trataría de evocar, no de restringir, el uso de los espacios.
Salvo raras excepciones, difícilmente encontraremos viviendas construidas en los últimos años en las que el uso de los espacios no esté definido y predefinido. En este caso parece que al usuario no le quede otra opción que la de habitar esos espacios; habitar aquí significa adecuarse al uso predefinido para cada espacio. Ante este habitar forzoso, cabe la alternativa de rehabitar, de elegir el modo de vivir en nuestra propia casa. Se trataría de ocupar (de usar) los espacios, no como digan otros, sino como nosotros queramos.

Para eso, más que construir es necesario instruir, en los términos a los que se refiere la RAE:

Construir:

  • Fabricar, edificar, hacer de nueva planta una obra de arquitectura o ingeniería, un monumento o en general cualquier obra pública.

Instruir:

  • Enseñar, doctrinar.
  • Comunicar sistemáticamente ideas, conocimientos o doctrinas.
  • Dar a conocer a alguien el estado de algo, informarle de ello, o comunicarle avisos o reglas de conducta.

Es a través de la instrucción y no tanto de la construcción, que podemos conseguir vivir, no sólo de otra manera, sino MEJOR, en nuestros propios hogares.

1. Escritos, conferencias y entrevistas. Louis I. Kahn, Alessandra Latour. El Croquis Editorial, Madrid, 2003, p. 270

Óscar Linares

Comparte este contenido:

No hay comentarios »

No comments yet.

Deja un comentario